El Colegio, aparte de ser considerado como una Corporación de Derecho Público, lo que hace que en determinadas ocasiones actúe como verdadera Administración Pública, es la organización profesional de los protésicos dentales (tanto empresarios como trabajadores) que ejercen en el territorio de las provincias de Castellón y Valencia, y que tiene como finalidad el velar por la defensa de los intereses de la profesión y ordenar su ejercicio, y proteger los intereses de los consumidores y usuarios de los servicios de los colegiados.

Al Colegio le corresponde ejercer la representación del colectivo de protésicos dentales en las provincias de Castellón y Valencia en todas las relaciones que la profesión tenga que entablar con los poderes públicos, entidades, corporaciones y personalidades de cualquier orden.

En este sentido el Colegio tiene que mantener relaciones constantes con la Consellería de Sanidad y con la de Justicia y Administraciones Públicas, asesorando e informando respecto de las necesidades e intereses de los profesionales a los que representa, y buscando las mejoras que sean necesarias.

También forma parte activa del Consejo General de Protésicos Dentales de España, lo que le permite representar también a los protésicos dentales de Castellón y Valencia en la búsqueda de mejoras y solución de problemas en la profesión de protésico dental a nivel estatal.

Los colegiados pueden promover actuaciones de los órganos de gobierno del Colegio, por medio de iniciativas y solicitudes, tienen derecho a recibir asistencia y defensa del Colegio en cualquier conflicto de origen profesional y la mediación del mismo en conflictos entre colegiados.

El Colegio es de todos los protésicos que están obligados por Ley a formar parte del mismo. Los propietarios son por tanto los propios colegiados, que mediante las elecciones que periódicamente se convocan, pueden elegir a la Junta de Gobierno que estimen oportuna para que tome las decisiones dentro del mismo.

El funcionamiento y la estructura del Colegio son democráticos, y tanto el trabajador por cuenta ajena, como el empresario son iguales dentro del Colegio y ostentan los mismos derechos. Todo colegiado puede formar parte de la Junta de Gobierno.

Nadie se lucra a costa del Colegio, por cuanto todas las aportaciones de los colegiados van destinadas a la prestación de servicios al colegiado y a sufragar los gastos necesarios para el funcionamiento del propio Colegio. Así ningún cargo de la Junta de Gobierno es retribuido y por el contrario, son todos gratuitos.

Todo colegiado puede revisar la Memoria Anual, los Presupuestos del Colegio y las Cuentas Anuales, para cerciorarse de que no exista desviación alguna, e incluso puede votar en contra de su aprobación si considera que existe algo que no está claro o que no se está dando al dinero la finalidad que corresponde.